Antonio Gomez Broncano

Historia

“La independencia de Talavera, parte II”por Antonio Gómez

“La independencia de Talavera, parte II”por Antonio Gómez
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

La independencia de una villa en aquellos años, os recuerdo que estamos en 1640, suponía para la población un desembolso importantísimo de dinero. El pueblo pagaba al rey por ser libre, compraba su independencia, en nuestro caso de Badajoz. Es por eso por lo que la corona no solía poner inpedimento, porque este dinero extra le venía muy bien para, por ejemplo, pagar al ejército. Recordaros que en esa época estabamos en guerra con Portugal.Lo más inmediato fue delimitar el territorio, cuales serían nuestros límites y lindes con Lobón, pero sobre todo con Badajoz. Algo que motivó numerosos pleitos, sobre todo con Badajoz, a la hora de aprovechamientos de pastos, monte bajo, caza, etc.

También tuvimos que ponernos un nombre. Nos llamaban de varias maneras y esto había que normalizarlo. Ya no podíamos ser ni Talavera de Badajoz, ni Talaveruela, ni Talaverilla… Así que optamos por la manera más “legal”, Talavera como nombre propio y “la Real”, porque ya dependíamos directamente del Rey, Felipe IV. (Y esto ocurrió en 1640, no como solemos oír y leer: que nos llamamos así porque aquí muriera la Reina Leonor. Esta reina murió casi 100 años antes, en 1558 y entonces nos llamábamos Talaveruela).

La condición de villa independiente conllevaba una serie de obligaciones, entre ellas la de administrar e impartir justicia. La villas independientes se tenía que dotar de casa consistorial (ayuntamiento) de cárcel y de picota o rollo. 

La picota o rollo consistía, por lo general, en una columna de piedra donde se colgaban a los reos que habían cometido algún delito. Este rollo se colocaba en un sitio de paso, porque, aparte de servir de castigo a los malhechores, también tenía un carácter disuasorio, es decir, se pretendía que los posibles delincuentes se lo pensaran antes de delinquir.

En Talavera contamos con el topónimo de “El Rollo” situado en el cruce de la calle Derecha, con la carretera. Si retrocedemos en el tiempo, esa zona donde estaría ubicado nuestro Rollo, sería la entrada a nuestro pueblo, pues el camino de Mérida a Badajoz pasaría por la Fuente Vieja, llegaría al Rollo y continuaría por la calle Derecha, calle Real hasta llegar al Puente Viejo y continuar por la Puentecilla dirección Badajoz.

Es posible que desapareciera con el decreto dado por las Cortes de Cádiz el 26 de mayo de 1813 que abolía los ajusticiamientos y castigos en los rollos, ordenando también su destrucción.

En este, como en otros temas, hay materia para investigar y desarrollar. Seguimos dando pistas y ánimos a los estudiantes.

Fotos: Ilustramos este comentario con una foto del primer plano, que nosotros conozcamos, del término municipal de Talavera, publicado en el siglo XVIII, las iniciales corresponden a: N=Norte, S=Sur, L=Levante, Este y P=Poniente, Oeste.

La segunda foto es del Rollo de Mérida, es el más próximo que he encontrado a nuestro pueblo, y pensamos que pudiera ser parecido a este. 

Antonio Gómez. Octubre 2016.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *