Redacción

Víctor Píriz

“El día que soñaste un imposible”

“El día que soñaste un imposible”
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Ese día fue hace dos años. Estábamos montando el club de atletismo de Talavera y mi amigo Ismael Larios que ya tenía experiencia me metió el gusanillo en el cuerpo. Eso de nadar, bici y correr sonaba genial y de verdad que convertirte en hombre de acero sonaba aun mejor.

Tenía mucho por delante, lo primero era comprar una bici… porque si no era complicado y en Moraleja que me planté con mi cuñado DAVID a comprar una de segunda mano.

Pero no salió bien la cosa… me inscribí incluso en un club pero no sacaba tiempo para nadar y menos para la bici… nada… no debuté.

El verano pasado sí, lo hice quedando último o penúltimo de un triatlón duro, con muchas cuestas, pero inolvidable porque fue el primero. Y me gustó! Eso era divertido! Me lo empecé a tomar en serio, saliendo a nadar con mis amigos asfas, con Baldo o con Valen a los pantanos de Campomaior o Villar del Rey, o nadando mucho en la Antilla.

Pero aunque mejoré bastante uno tiene que saber pedir ayuda cuando en algo tiene mucho margen de mejora. Y así hice. Luego os lo cuento.

El verano siguió en un triatlón como el de Rota en el que gracias a Barroso pude participar y que ya me valió para saber que iba por el camino correcto. Para entonces ya había cambiado de bici y le estaba cogiendo afición. Después otro triatlón con los amigos en Sevilla en el que disfrutamos como niños y para acabar la temporada embarqué a Tina en un viaje a el Puerto de Santa Maria para debutar en distancia olímpica.

Me vi bien y ese día decidí que iba a dedicar la temporada a hacer un triatlón grande, media distancia, conocido más comúnmente como medio IronMan que no deja de ser una marca comercial.

Y como decía uno tiene que saber pedir ayuda. Primero con un entrenador que pusiera orden y cabeza en mis entrenos… y Mexi ha sido mucho más que eso. Es muy grande! Largas sesiones que hoy mientras corría recordaba perfectamente casi una a una… 27 semanas creo recordar. Gracias mister!

El agua lo mejoré mucho en verano pero igual sabía que tenía margen, y ahí entra Lupe, monitora de la FMD que durante 9 meses y con una paciencia infinita sigue puliendo los defectos… sigue tratando de enseñarme a nadar de forma efectiva. Gracias Lupe por tanto!

Y así fueron pasando meses duros, los de invierno , en los que vas descubriendo que necesitas reforzar el core y coges costumbre de hacer entre 500-1000 abdominales al despertar, o Mexi te manda rutinas de gimnasio. Al principio me costaba, no las veía… nunca hice gimnasio… pero es básico para un deporte tan exigente.

Y el invierno es meterte en la piscina aunque fuera estemos en temperaturas negativas, es tener una piscina en Badajoz y otra en madrid para nadar entre semana… es estar en el agua a las 8 de la mañana o las 10 de la noche, es mucho sacrificio que sin duda es la única vía si no tienes una genética arrolladoramente deportiva

Seguir los entrenos de Mexi con mi trabajo es súper difícil, podéis creerme . Supone correr a cualquier hora de la mañana, casi abrir el Retiro algunos días, o casi cerrarlo otros. Supone salir reventado de trabajar pero saber que tienes un sueño que nadie puede hacer por ti.

Pero faltaba algo más. En diciembre pesaba 95 kilos y eso tenía que cambiar. Mi ángel de la guarda se llama Dioni. El primer día me dijo que no entendía que con mi actividad tuviera sobrepeso, el último día hace Dos semanas con 13 kilos menos me pidió que no perdiera ni un gramo más. Yo solo hice como con todo: disciplina , pero el talento lo puso ella con una dieta perfecta para mi.

El último mes ha sido el más duro de la preparación, y gracias a Andres Escalante lo he podido llevar. No solo me ajustó la bici a mi cuerpo si no que me arregló el problema de espalda que me acompañaba hacía meses. Y para remate a mí no me gusta llorar y poner excusas. Dije en redes sociales el Domingo que me había hecho daño el domingo en Badajoz al tirarme al río. Fue algo más que daño… pero estaba Andrés. Hoy me dolió, ahora me duele… pero no fue limitante.

Pero en todo este camino hay tres personas que me han dado gasolina constante. Los dos primeros dos personitas que van conmigo al fin del mundo y que hoy dibujaron pancartas para animarme. Son los mismos que se suben conmigo a la buhardilla a acompañarme mientras corría o hacía rodillo. Hoy Víctor dice que tiene un padre mitad de acero, un casi súper héroe. Ellos sí que son los míos.

Y Tina. Ella me ha apoyado en todo esto. No solo me ha acompañado , no solo me ha ayudado… me ha apoyado en todo. Siempre dice que hay que hacer aquellas cosas que nos hacen felices y a Fe que lo pone en práctica cada día. Y no es fácil . Y si en parte hoy creía que podía hacerlo es porque a ella la veía convencida de que yo podía.

Y llega el día, y nadas agobiado por un carril estrecho entre 600 personas pero lo haces bien… recordando a Lupe, recordando doblar el codo, estirar el brazo, el recobro del brazo izquierdo… y así 37 minutos. Bueno, así cuando no te dan una patada o un guantazo en toda la cabeza. Yo también las di, es imposible no darlas!

Tras casi 2000 metros nadando sales algo mareado, pero miro el reloj y veo que ha ido genial.

La bici es otra cosa, son 3 horas montando en una bici normal. Yo no tengo las bicis de 5,10 o 15 mil euros que hoy se veían . Un museo de bicis chulísimas .

Me molesta la rodilla pero no me duele. Hace aire pero se aguanta bien. Son 90 kms. Me hago la idea que voy a Olivenza por Valverde y vuelvo… pero pronto veo que las piernas van… que no bajo nunca de 30 pero que falta mucho! Son 90 kms y da tiempo a todo.

No puedes ponerte detrás de nadie, está prohibido… no lo entiendo mucho pero aveces los jueces te pitan si te acercas mucho al de delante

Así pasan los kms con miedo, porque a partir de los 40-50 me suele doler la espalda . Hoy no.

Cuando te bajas de la bici siempre duelen las piernas. Hoy no, así que tiré mucho . Se trata de hacer un medio maratón y siempre cuesta… cuando más después de lo que llevas para el cuerpo, pero al revés lo he disfrutado . Lo he vivido. Ayuda también ver en Cada vuelta a Tina y los niños con sus pancartas de apoyo… eran pura gasolina. Comes y bebes mucho porque hacía mucho calor y no bajas el ritmo hasta los últimos kms… y sin darte cuenta… estás llegando a meta y mirando al cielo… y llorando un poco. ¿ Porque lloras papá? Explícale que es de felicidad

No soy muy del cholo pero le compro la frase de que si se quiere y se trabaja… se puede. Yo pude

Solo en el diccionario éxito viene delante de trabajo. En la vida real, como os acabo de relatar… es una consecuencia directa de mucho trabajo, mucha disciplina y muchas renuncias personales.

Hoy soy feliz, porque un día tuve un sueño y hoy lo cumplí.

5 horas y 23 minutos después cumplí un sueño que quizás hace años , con 125 kilos no sabía que podía ni imaginar.

Esto no pretende más que ser un relato de que todo se puede conseguir si se trabaja y se pelea. Gracias por leerlo!

4 Respuestas a “El día que soñaste un imposible”

  1. Lourdes 20 mayo, 2018 a 8:37 AM

    Wuaaaaauuuuuuuuu, Si se quiere y se trabaja… Se puede!!!!! Mi enhorabuena h mil gracias por hacernos llegar este precioso relato!!!!

    Responder
  2. Uno que te hace sufrir 20 mayo, 2018 a 11:18 AM

    Qué grande eres Víctor!! También nos has enorgullecido los que creemos en ti. No te pongas jamás limites porque no los tienes!!

    Responder
  3. Benigno Guerrero Lopez 20 mayo, 2018 a 4:17 PM

    Viva la buena gente!!
    Enhorabuena a todos/as

    Responder
  4. Marina Española 11 febrero, 2019 a 5:22 PM

    Efectivamente: Si se quiere, Si te esfuerzas, Si no te rindes…por muchas dificultades que te ponga la VIDA: LO CONSIGUES!!
    ENHORABUENA!!

    Responder

Responder a Uno que te hace sufrir Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *