Carta a la Jefa ( Maria del Carmen Gómez)

Hola Jefa,

Al final tu artículo no ha sido el primero de esta nueva etapa. Jefa, nunca pensamos que sería mío y que sería sobre este tema.

Voy a contar un secreto ahora que no nos lee nadie. El viernes a las 20:19 recibiste una llamada. Fue corta, como siempre que te llamo con mis prisas… » Jefa, ¿dejamos las vacaciones de Talavera con V?» Adelante, me dijiste. » Ve preparando el primer artículo , jefa. En cuanto prepare la nueva web en 2-3 días lo publicamos»

Menos de dos minutos de conversación. Lo íbamos a anunciar el día 1. Volvemos. Esta terapia que se llama Talavera con V…vuelve. Y lo iba a hacer con un articulo tuyo hablando de nuestras vacaciones y de que nos habíamos cansado de ellas. Pero no, el primer artículo es mío, y lo es porque has escrito durante estos años muchos aquí para cantidad de gente que pierde seres queridos…y porque  hoy todos hemos perdido a Manolo.

Intentaré escribir sin llorar, pero si lloro, perdóname jefa. Sabes que me cuesta hacerlo en estas situaciones…se me bloquea el alma. Hace un rato en aquella orilla del río, allí en Balboa, sentía que me faltaba el aire. Cuando veía a Daniel llorar desconsolado y asfixiarse o a Juanpi estallar… no me salía llorar. Solo me salía rabia. Rabia contenida. De esa que te hiela por dentro y te enfurece.

Han sido 24 horas de solidaridad de un pueblo que ha demostrado tener corazón y alma. Los talaveranos somos diferentes, tendremos nuestras cosas como todos los pueblos, pero cada vez que se nos pone a prueba como sociedad destaca el espíritu solidario. Todos a una. Ver anoche a las cuatro de la mañana esas luces encendidas como luciérnagas por todos los caminos alrededor de la nave…era emocionante. Y por la mañana fue una pasada, ríos de gente por todas partes. El pueblo entero ha ayudado a encontrarlo, porque todos en nuestro corazón sentíamos que era nuestra obligación estar ahí.

Y  hemos perdido a Manolo. Jefa, a tu Manolo. Y mira que ya estabas contenta después de las últimas pruebas que descartaban cualquier cosa mala. Otra vez estabas feliz. Y se ha ido.

Es curioso que nos haya dejado así alguien que nunca hacía ruido al pasar, un señor de pies a  cabeza, que nunca buscaba la polémica y que no sólo era una buena persona, sino una persona buena. Solamente así se puede entender tener la familia que tiene, haber sido capaz de educar a Mari Carmen y Manolo con ese saber estar y esa tranquilidad. A mi Juanpi al que quiero desde que de pequeño se ponía mis camisetas de fútbol y que es todo alma o a Daniel que hizo aquella campaña con nosotros cuando apenas era un enano y que se hace querer con su corazón enorme. Solo una persona buena puede ayudarte a educar así a esos niños y hacer de ellos grandes personas.

Manolo era tu 50%. Y se nos ha ido, se te ha ido. Y lo siento mucho. Se nos va a todos una parte de nosotros. Se nos va un amigo. Me lo cruzaba por esa carretera de Balboa tantas veces! Una de las últimas  lo paré porque iba con una carga más alta que él en la bici…yo no sé cómo lo hacía pero ese era el y su bici. Su otra compañera inseparable.

Jefa, se va el 50% pero tú eres fuerte. Tú me enseñaste muchas cosas en mi vida. Muchas. Me enseñaste el valor de los valores. Me enseñaste el valor de la lealtad. Me enseñaste a creer en las personas y apostar por ellas. Y entre tantas enseñanzas un día, cuando perdí a mi madre hace 5 años, me dijiste que serías mi segunda madre. Y lo eres. Ahí me tienes siempre, para lo que necesites. Tienes cuatro hijos y uno adoptado más grande que soy yo…y quiero que te dejes cuidar porque es lo que pienso hacer.

Se nos ha ido Manolo, pero no se irá del todo nunca. En tus hijos y en ti siempre habrá una parte de él. Ya no se parará a contarme sus dolores de espalda o de las piernas. Ya no os reñirá por dedicar tantas horas a la política como hacía cuando nos metimos en esto. Ya no te apoyará en todo lo que haces y lo tendrás siempre detrás o al lado.  Ya no. Pero en vosotros, en tus hijos y en ti estará siempre el. Nunca lo vamos a olvidar  porque nunca muere nadie del todo mientras haya quien le recuerda y le honre.

Jefa, siempre se van los mejores. Hoy nos duele el alma y nada que te diga nos va a valer de mucho. De nada, seguramente. Pero en nuestro dolor de cristianos está el saber que esta vida es parte de lo que viene después de ella. Y que creemos en Dios y creemos en eso. Dice el Salmo que » Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo». Hoy igual es un día para aferrarse a la fe. Aunque busquemos explicaciones que no tenemos. Aunque la vida nos ponga a prueba en todo lo que creemos…tú me enseñaste el valor de los valores. El valor de ser como somos.

Nada más. Orgulloso de mi pueblo y de su gente. Orgulloso de Yino y del resto de tus hermanos que han estado al pie del cañón todo el día. Orgulloso de nuestra Policía local. Muy orgulloso de la Guardia Civil o de protección civil o cruz roja. Orgulloso de Mari Carmen, de Manolo, de Juanpi o de Daniel. Y queriéndote mucho. Mucho. Orgulloso de ser tu agregado. Un beso muy grande al cielo, TE QUIERO

 

 

Víctor Píriz

2 Respuestas a "Carta a la Jefa ( Maria del Carmen Gómez)"

  1. Teresa Márquez Márquez   29 diciembre, 2019 at 10:24 PM

    Hasta siempre Manolo, te vamos a echar de menos mucha gente , yo sé que sí, como dice Víctor todos los días en tu recorrido habitual con la bicicleta cargada de alfalfa apoyada en el manillar, con tu perra Diana, que esa si también te va a echar de menos tela, pasar por las traseras de mi casa , descansa ya en paz , un abrazo muy fuerte para toda su familia

    Responder
  2. Amalia   30 diciembre, 2019 at 1:15 AM

    Bonitas palabras Víctor Siento mucho tu pérdida Maricarmen dios te dará fuerza y resignación para llevarlo lo mejor posible te doy mi más sentido pésame y para Manolo D.E.P

    Responder

Responde

Your email address will not be published.