“Paquita cumple 100 años” Por Antonio Gómez y Cristobal Cansado

“Paquita cumple 100 años” Por Antonio Gómez y Cristobal Cansado

Paquita -que tengamos constancia- es la primera monja de nuestro Convento de Talavera en cumplir los 100 años de edad y los 80 de Carmelita Descalza.
Nacíó Paquita -María Jesús Ormeño Cepeda- en Ciudad Real el 30 de enero de 1921. Fue su padre Pablo Ormeño Villanueva, originario de Picón (Ciudad Real) y su madre  María Cepeda Camacho, natural de Ciudad Real.

No conocemos como aconteció el hecho concreto de su llamada a la vida religiosa. Comentan las hermanas mayores, que al morir los padres de Paquita, la acoge una familia cristiana, hecho que suponemos le genera un ambiente propicio para cultivar una inquietud vocacional. Paquita visitaba a las Carmelitas de Ciudad Real, pero al ver que allí, no había plaza, el P. Galve, que era su confesor y conocía esta comunidad talaverana, le informó sobre nuestro convento. 

Transcurría el año 1941 cuando María Jesús, una joven manchega con 20 años armada de férrea vocación teresiana, viajó en tren desde Ciudad Real a Badajoz, y en coche de Badajoz a Talavera la Real, acompañada por su confesor: el mencionado jesuita P. Galve.Su ingreso en el convento fue el 19 de septiembre de 1941, también lo hizo en compañía de otra paisana llamada Juana Toribio Almodóvar. En el citado año lo habitaban 19 hermanas, pero al llegar Paquita junto con María Antonia (Juana Toribio), se completaron las plazas permitidas por la Regla del Carmen.
Llegó María Jesús a Talavera en los tiempos difíciles de la postguerra, con auténtica vocación a la vida religiosa. María Jesús, como sus hermanas carmelitas, renunciaron  a su vida cómoda, de cierto bienestar, para vivir en un ambiente de soledad, de silencio, y despojo de los bienes materiales y se encerraron, en libertad, en la clausura de este centenario convento de la Inmaculada Concepción de Talavera para vivir en pobreza absoluta, fiándose siempre de la Providencia de Dios 
La toma de hábito lo hizo María Jesús  el 14 de mayo de 1942. La primera profesión al siguiente año, el 25 de mayo de 1943 y la profesión solemne haciendo los votos de castidad, pobreza y obediencia, el mismo día y mes, pero justo a los tres años. El 25 de mayo de 1946, ya era carmelita descalza tomando el nombre en religión de María Francisca de la Santísima Trinidad, por lo que ha sido conocida entre las hermanas carmelitas con el cariñoso nombre de “Paquita”

El nombre de María Francisca, le fue dado por la persona que le dio la dote y el apellido de la Santísima Trinidad, no lo sabemos, pero suponemos que era por Santa Isabel de la Trinidad a quien Paquita le tenía mucha devoción. Santa Isabel de la Trinidad fue una religiosa carmelita y mística francesa que nos acerca al dogma de la Sma. Trinidad, habla en sus escritos de las Tres Personas dentro de su alma. Conocía Paquita que el centro del Carmelo es Jesús, y que debía llevar una vida de intimidad con Dios, pero  sin olvidar al Espíritu Santo. 

Cuando Paquita llegó en 1941 este convento estaba muy deteriorado a causa de la guerra del 36, había una pobreza y ruina total. En estos 80 años ha visto como se han producido cambios importantes en la estructura del edificio conventual. Las cubiertas y techos se reformaron; en su interior se construyó una hospedería, se adecuaron los servicios, se cambió el suelo, que antes era de ladrillo rojo por un enlosado. El patio central del claustro con una arquería diáfana, fueron  cerrados los arcos con ventanales. Se hizo también una reforma integral en la obra de la iglesia, tanto en pintura como en la solería.

Prácticamente la huerta fue cambiando, existía una noria de tiro y una alberca que usaban para regar, pues antiguamente todo era terreno de cultivo. En la actualidad se ha reformado, fabricando un merendero y ya no se dedican a la crianza de animales. También se ha construido un cementerio, porque antes, las hermanas eran enterradas debajo del coro. El lavadero, que estaba en la huerta, ahora está en la parte alta del edificio.

Nuestro convento ha tenido a lo largo de las épocas diferentes actividades, como han sido la venta de los productos de la huerta, verduras, hojas de laurel, etc.. y derivados  de animales como huevos y leche (pues se tenían vacas y gallinas); se han hecho  bordados en telares y después con máquinas. Y en el lugar donde antes estaba el colegio, ahora es la fábrica de formas, ya que las carmelitas al verse limitadas por la visión, deciden cambiar de oficio, dejando el bordado e iniciando el proyecto de la fábrica “San José”, que es ahora nuestra actividad principal: la fabricación de obleas para la Consagración

En cuanto a la comunidad los cambios se han producido después del Concilio Vaticano II: las hermanas legas pasaron a ser hermanas de coro y la Liturgia del latín al castellano, en su mayoría.

Paquita nunca fue priora, ni maestra de novicias, pero fue clavaria, oficio que en la actualidad equivale al de consejera. Por muchos años fue tornera; y por su espíritu de sacrificio fue siempre la primera en los oficios más humildes de la casa.La han acompañado durante estos largos años la madre María Luisa (Priora), las HermanasPaula, Rosario y Genoveva. 
Con el paso del tiempo las vocaciones a la vida religiosa fueron decayendo hasta ser nulas en los últimos años. Pero el señor ha regalado a nuestra casa con la llegada de nuevas vocaciones de Colombia.
En la actualidad, Paquita y otras hermanas mayores,  están  bajo el  cuidado ejemplar de  estas jóvenes hermanas carmelitas, estos Ángeles Custodios venidos allende de los  mares: las hermanas Viviana, Rosa Ángela, Yudís y las novicias Gloria, María, Leydi y Nancy. 

Paquita es una mujer humilde, de carácter fuerte, de alma contemplativa, sacrificada, siempre al servicio de la comunidad. De sus talentos destacaba su voz, tanto que de Badajoz, venían a escuchar la Liturgia de las monjas.  Esta es la vida ordinaria de una carmelita descalza, la que ha pretendido llevar nuestra Paquita en sus ochenta años de vida contemplativa, ochenta años en el convento: cuantas oraciones, silencios, trabajos,… se habrán ejercido. Pero, has llegado a los cien de vida y ochenta en el carmelo. 

¡Felicidades Paquita, carmelita campeona!

Cristóbal Cansado y Antonio Gómez. Enero de 2021

Nota: Nuestro agradecimiento a la Comunidad Carmelita por las fotos y apuntes que nos han facilitado.

Responde

Your email address will not be published.