«La tralla, por Antonio Gómez y Cristobal Cansado»

«La tralla, por Antonio Gómez y Cristobal Cansado»

Si hay un día importante en el ciclo festivo de Talavera la Real, ese es el día del Corpus. De hecho, en la memoria popular de nuestro pueblo, existe el refrán tan conocido de: «Ereh máh grande que el día lah junsiah».

En lo que se refiere al acto religioso, misa solemne, los sacerdotes revestidos con las mejores túnicas, la custodia grande bajo palio, incienso, cantos, repiques de campanas,procesión en la que antiguamente salían todos los estandartes de cofradías y hermandades, portadoras de faroles revestidas de riguroso luto acompañando al Santísimo, las calles cubiertas de juncias, macetas, flores, altares con ricas vestiduras, colchas y mantones y lienzos en ventanas y balcones…

Como día festivo, día de ponerse los mejores trajes, autoridades civiles y militares en todos los actos, hace muchos años, se representaban obras de teatro religiosas, bailes populares, incluso comidas propias de este día (ya hablaremos en otra ocasión de estos platos).

Fiesta con algunos componentes lúdicos, en el que los niños y jóvenes son los protagonistas. Recordar que era costumbre que seis niños fueran bailando delante de la custodia durante la procesión, ahora, revestidos con sus trajes de comunión echan flores en los altares preparados en las calles… y otros juegos más profanos.

No hace tantos años jugábamos al finalizar la procesión con las juncias.

Había tres campamentos situados estratégicamente en los alrededores de las calles por donde pasaba la procesión, uno estaba en los Pollitos, el segundo en las traseras de la casa de Murillo y el tercero junto a la autoescuela de Celestino.

Los muchachos, repartidos y divididos en tres bandos, teníamos que acarrear la mayor cantidad posible de juncias y guardarla en nuestros respectivos campamentos. Esto ocurría cuando los últimos de la procesión aún pisaban la alfombra verde, por lo que recibíamos alguna bronca o pescozón, ante nuestra actitud de falta de respeto al Santísimo Sacramento, pero no había tiempo que perder y conseguir la mayor cantidad posible.

Batallas campales entre los componentes de los distintos campamentos por apropiarnos de la juncia de otros campamentos o por recuperar la robada.

El arma defensiva y de ataque era la tralla, trenza tejida con juncia, de distintas longitudes y grosores, que restallaban en el cielo como auténticos truenos. Los Biribitos (con todo mi respeto) los más temidos, su campamento el de la autoescuela, su montón de juncias enorme y sus trallas las más poderosas, podían cargar con fardos tan grandes y pesados que los veíamos como auténticos gigantes. 

Cuando la siesta ponía una tregua en la batalla, llegaba la hora de otro juego, no menos salvaje: «lindilla lindalla». El grupo de niños sentados en círculo y de entre ellos se elgía por sorteo el que iba a iniciar el juego (todo un repertorio de fórmulas para echar a suertes para ver quien se queda o se jinca, que merece un estudio más detallado). Éste, con una tralla en la mano, se paseaba por detrás de los otros, cantando el sonsonete «a lindilla lindalla, a quien se descuide, le doy con la tralla». En un momento soltaba la tralla detrás de uno de los muchachos y ay!!!! de éste si no se daba cuenta de que la tenía detrás, porque como llegara el que la había soltado, podía azotarle con la tralla hasta que encontrara un sitio libre para sentarse. Si por el contrario, descubría la tralla detrás de sí, podía correr tras el primero zurrándole hasta que pudiera ocupar el lugar libre.
Este juego, como todos los de aquellos años se prolongaban hasta bien entrada la noche, no teníamos urgencia por el móvil, táblet, pc, multicanales de televisión y otros entretenimientos actuales.
Aún podemos ver a Pepe Puri, yendo el último de la procesión, tejiendo trallas, aunque ya no sean de juncias, porque son pocas. Tan pocas que a los muchachos les sería dificil, hoy en día, jugar a campamentos de juncias. 
Para saber más sobre la fiesta del Corpus en Talavera podéis visitar el blog «Crónicas de Talavera» a través de estos enlaces. 
http://cronicasdetalavera.blogspot.com.es/2007/12/cofrada-del-santsimo-sacramento.html
http://cronicasdetalavera.blogspot.com.es/2007/12/las-danzas-del-corpus-en-el-siglo-xvi.html
http://cronicasdetalavera.blogspot.com.es/2010/01/danzas-comedias-coloquios-farsas-y-loas.html
Foto: Jóvenes con las trallas en la Plaza tras la procesión del Corpus.
Cristóbal Cansado y Antonio Gómez. Junio 2017.

Responde

Your email address will not be published.