«Señora Mamá ya está ahorrando para los libros de Septiembre»

«Señora Mamá ya está ahorrando para los libros de Septiembre»

Señora Mama ya está ahorrando para los libros de septiembre….
….para no tener que pedir ayudas. 
Cuántas y cuántas veces me he encontrado con personas quejándose de las pocas becas para libros que hay. Y cuántas veces esas personas que se quejaban estaban comiendo y cenando por ahí y no recortándose de gastar en copas. Por no hablar de esas vacaciones a la playa obligatorias por… ¿el bien de los niños? Y en septiembre lloramos porque no tenemos para libros, material y chandals. 
Señores Papás y Señoras Mamás, se puede disfrutar de los hijos y hacerles disfrutar sin pasarte una semana a todo trapo en Matalascañas. De niña nunca fui de vacaciones y no estoy traumatizada. Y que conste que no cuestiono lo que haga cada familia con su economía. Pero, si me vienen con quejas de que no hay becas y no tienen para libros, permitidme que se me escape el decirles que septiembre sabemos que llega y con él la vuelta al cole. 

También quiero puntualizar que para nada es una crítica a las familias que realmente necesitan esas becas y/o ayudas. Más bien estoy rompiendo una lanza a su favor, porque a esas familias deberían de darles más ayudas, pero como hay que compartirlo, pues caben a menos. 

Y no sabéis cómo me indigna esta mentalidad que cada vez está más extendida del derecho a el » todo gratis» que queremos en este país. Pero no quiero entrar en política.

 En resumen, debemos darle más importancia a la educación escolar y todos los gastos que ello conlleva y anteponerlo a unas vacaciones que, cuando llegues a casa tienes la nevera pelada y septiembre a la vuelta de la esquina. ¿Y ahora que? ¿A llorar al colegio y ayuntamiento? Y si no pueden ayudarte, los criticamos. 

Pues para el próximo año nos lo pensamos mejor.

 «Señora Mamá»

Una respuesta para "«Señora Mamá ya está ahorrando para los libros de Septiembre»"

  1. Anónimo   14 julio, 2017 at 3:24 PM

    No es ya lo del «todo gratis», sino el acostumbrarse a vivir de ayudas y no dar palo al agua. Porque es más fácil decir que no hay trabajo por la crisis que ponerse a buscarlo.

    Responder

Responde

Your email address will not be published.