¿A qué huele?

¿A qué huele?

Me levanto y un olor extraño lo envuelve todo; salgo al patio y ese mismo olor está en el ambiente; me preparo, voy al trabajo y allí en el polígono, huele igual, no era un olor de mi casa, allí estaba el mismo olor; vuelvo a Talavera, me bajo del coche, y ¿qué os digo? el olor es el mismo, no cambia, y conforme voy pasando por la carretera, se hace más intenso, se percibe más, hay muchos camiones de reparto en los bares; banderines por toda la carretera; voy al Ayuntamiento y el ir y venir de trabajadores hace que el olor se haga más fuerte; las tiendas de ropa tienen más afluencia de lo normal; las de comestibles, ¿qué te digo? y cuanto más me adentro, más me huele y de pronto caigo,¡¡ claro que hay un olor especial en todo el pueblo!!, ¡¡ HUELE A FERIA!!.

Septiembre tiene un olor especial en Talavera, se deja oler, entra por los sentidos y hace que todo sea un ir y venir preparando todo para estar listos para ella,¡¡¡ LA FERIA !!!, ¡¡¡ LA NUESTRA!!!, ¡¡¡LA DE TALAVERA LA REAL!!!, ¡¡¡ NUESTRO PUEBLO!!!, ese que es el nuestro y al que debemos engrandecer, ¿los que huyen? Ellos se lo pierden porque será mejor o peor que otras, pero es la nuestra, la que tenemos y es la que debemos valorar y vivir. Aunque me den cincuenta mil motivos por la huida, no lo entenderé nunca, se pasa la gente de feria en feria todo el verano y cuando llega la nuestra, ¿huyen?, ¿de qué?, podrán darme otras cincuenta mil respuestas o razones, yo no lo entenderé.

Ya terminó la cuenta atrás, el olor es muy intenso, el ferial se viste de gala, todo es un ir y venir de montajes para estar listos, para que en el momento del pistoletazo todo esté preparado; para que niños, jóvenes, adultos y ancianos disfruten de todo lo que se ha preparado con tanto tiempo, con tanto esmero y sobre todo con tanto trabajo.

Y en este punto me vienen a la mente momentos de cuando era una niña y la feria era en la plaza, tan cerca de mi casa, la tocaba con la mano, sufría sus ruidos, los fuegos artificiales a los que siempre le he tenido pavor; todo lo que conlleva una feria y siempre la viví de cerca, con ilusión con ganas y con una gran devoción a lo mío, a lo nuestro, mejor o peor, pero nuestro.

Y recuerdo que lo único que había era una “ola” y las cunitas aquellas que parecía que se iban a empotrar en el tejado de Braulio, qué dicha la nuestra, cuanto ansiábamos la llegada de la feria, con cuanta ilusión se llenaba la plaza de niños y no tan niños ansiosos de ver como se montaba todo, recuerdo aquel cerdito al que le dábamos un martillazo para tener unos ahorros para esa feria que esperábamos con tantas ganas.

Con este recuerdo, a todos los que decidisteis quedaros, os deseo de todo corazón, que paséis una feria buena, buena, buena, que se tersie to lo que se tenga que tersiá en buena compañía, con familia o con amigos; a los que vienen de fuera a pasar estos días con nosotros, bienvenidos y que la disfrutéis y por último, AL LIO, sin excesos ni riñas, que la vida se vive una sola vez, así que alegría, mucho baile y sobre todo mucho, mucho disfrute.

FELICES FIESTAS A TODOS

UN ABRAZO

M. CARMEN GÓMEZ

Responde

Your email address will not be published.