Hablemos de feria!

Hablemos de feria!

Hace unos días, hablaba de un olor extraño, ese olor que trae cada septiembre a Talavera, ese olor que se te mete en los sentidos y que no para hasta pasados cuatro días, desde que empieza, si es el olor a feria, esa que se nos fue y con ella su olor, solo que esta vez, su aroma todavía se respira, está aquí dentro, es el sabor que nos ha dejado, ese sabor, que nos negamos a perder y por eso, hoy, dos días después, sigo diciendo que me hubieran hecho falta otros dos diitas más de feria.Yo, tengo el privilegio de escribir en talavera con v, y aquí intento plasmar, lo que yo siento, lo que percibo, lo que vivo y como lo vivo; siempre es mi opinión, sé que no todo el mundo estará de acuerdo, pero escribo desde mi sentimiento y mi forma de pensar y aquí plasmaré la feria tal y como yo la vivo y la veo, lo que me gusta y lo que no me gusta, así como también lo que cambiaría.

Hoy, os voy a hablar de la III FERIA DEL CABALLO

Quizás haya gente a la que no le guste, lo comprendo, a mí también hay cosas que no me gustan, pero simplemente, las respeto. Es nuestro pueblo, un pueblo donde está bastante arraigado el mundo del caballo, no en vano, mucha gente los cría, los doma, los mantiene cada día sin importar el trabajo que ello conlleva, amén del coste para sus bolsillos y esta feria es un aliciente para ellos, salir con sus caballos, mostrar su belleza, pasear con ellos y con sus hijos y disfrutar de lo que durante un año preparan para salir en esa feria que es la de su pueblo y que por fin les dio un lugar y un sitio.

Dirigirte al antiguo recinto ferial, ver cada ejemplar, ver también la gente que viene de fuera para participar del arte ecuestre; encontrar que poco a poco esta feria se va consolidando; que da belleza; otro aire y que tanto mayores como niños disfrutan, no tiene precio. Encontrarte con jinetes muy jóvenes, con muchos niños metidos en este mundo, montados sobre las grupas de hermosos caballos es gratificante porque desde muy pequeños aprenden a respetarlos, quererlos, aprenden a alimentarlos, bañarlos y mantenerlos como algo suyo, propio al que se respeta y se quiere.

El segundo día tocó el turno de los enganches, donde además de los bellos ejemplares pudimos ver la habilidad de los que los llevan, sorteando los obstáculos del recorrido, mostrando su maestría en el manejo del animal unido al carruaje y donde los niños disfrutaron montados en las distintas modalidades o tipos de carruajes que allí se concentraron.

Desde estas líneas, quiero felicitar a la Asociación de Amigos del Caballo, por su colaboración, junto con el Ayuntamiento para que esta feria vea su tercera edición en este año y que cada año tenga más adeptos y más público. La carpa instalada para tal fin, UN ACIERTO, estupendo, el sol en la mañana pica y por allí no hay sombra, por ello, chapoo, gracias por estar al tanto de las necesidades de cada ocasión y por pensar siempre en pro de los que están allí, bajo el sol caliente de nuestra querida Extremadura.

Sí que tengo que decir, que este año eché en falta los stand de la feria anterior, se de la dificultad que lleva, pero sería bueno mantenerla.

El domingo, allí mismo tuvimos la oportunidad de encontrarnos con esos viejos rokeros de la carretera, esos coches que fueron los que tuvimos no hace mucho, ese seiscientos que surcó por todas las carreteras y caminos de España, que fue como una esfinge del mundo del automóvil, había de todo, para poder elegir, por ahí he visto como Pepa Bautista, se llevaba uno bien hermoso (esto es broma) para ir a trabajar, o vimos ese citroen gris, medio furgoneta, que hacía los repartos; todo un mundo este del automóvil clásico, esos que un día surcaron todas las carreteras de nuestra geografía, esos donde nos montábamos todos los que podíamos achucharnos, sin más aire que el que entraba por la ventanilla, bonito espectáculo y bonitos recuerdos con cada uno de los ejemplares llegados desde los más diversos puntos de nuestra tierra.

Aquí gracias también a los talleres TORRE, por su iniciativa, por su ayuda y colaboración, por el entusiasmo y por su trabajo, todo grano de arena debe ser bien agradecido.

Esto es algo de una gran feria, como he dicho, por lo menos para mí, seguiremos hablando, con este suave aroma que quedó en mÍ el haber disfrutado de ella otro año más y con el sentimiento de que ha sido, una gran feria.

Mañana más

UN ABRAZO A TODOS

M. CARMEN GÓMEZ VALLE

Responde

Your email address will not be published.